'El bar de las grandes esperanzas' - Visto, conocido y universal

Cuando George Clooney dio el salto a la dirección, parecía que estaba destinado a competir por el Oscar de manera asidua.

08 enero 2022 |

Cuando George Clooney dio el salto a la dirección, parecía que estaba destinado a competir por el Oscar de manera asidua. A ser lo que se dice un director de películas "oscarizables". Al menos su segundo trabajo como tal, 'Buenas noches, y buena suerte', parecía respaldar esta impresión. Luego llegaron títulos como 'Ella es el partido', 'Los idus de marzo', 'The Monuments Men' o 'Suburbicon', y aquella aparente impresión desapareció, quizá porque tal vez nunca llegó a ser real. O a ir en serio. Lo que parecía porque podía parecerlo.

Como pudimos ver en 'Trampa-22', a Clooney le gusta divertirse y al mismo tiempo no tomarse demasiado en serio. Sus trabajos, al menos como director, suelen estar marcados por el humor más o menos satírico, más o menos negro, y más o menos sutil que recuerda al Danny DeVito de 'La guerra de los Rose' o 'Matilda'. O a los hermanos Coen, quienes ayudaron a dar a su carrera una aparente apariencia seriedad a través de la comedia, en líneas generables, más bien afable que en realidad predomina en su carrera.

Y llegamos a 'The Tender Bar', un relato que como viene siendo la costumbre podríamos considerar igual de blandito que afable, más, de una manera honesta y familiar. No es desde luego "una película oscarizable" aunque 20 años después, quien lo hubiera dicho, a Ben Affleck se le esté poniendo cara de Oscar. Un nuevo acercamiento romántico a ese pasado de postal que tanto le gusta revisitar a Clooney quien, como cineasta, desaparece detrás de un agradable y anecdótico repaso a un recuerdo iniciático tan americano como universal.

Se podría decir que 'The Tender Bar' es una zona de confort. Una película sumamente correcta pero por ello no menos efectiva que busca (y encuentra) ser (y resultar) reconfortante de una manera familiar (y cotidiana). Podría ser un trabajo acomodado, como también podría ser un trabajo de alguien a gusto consigo mismo como cineasta. No es un reto, tampoco para un espectador agradecido por este cálido abrazo equiparable a cuando nos cuentan sólo lo que nos gusta que nos cuenten: A la comodidad de lo visto, conocido y universal.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.entiempolatinony.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.entiempolatinony.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.