Otra vez los Cascos Blancos contra Siria

Otra vez los llamados Cascos Blancos están involucrados en una provocación contra Siria, basados en la escenificación de un ataque químico en el sur de la provincia de Idleb, último bastión terrorista organizado en esta nación del Levante.

07 febrero 2019 |

Otra vez los llamados Cascos Blancos están involucrados en una provocación contra Siria, basados en la escenificación de un ataque químico en el sur de la provincia de Idleb, último bastión terrorista organizado en esta nación del Levante.

En ese sentido, las denuncias se repiten desde las más diversas fuentes, incluída las de Ahmad Kazem, directivo de la Red Siria de Derechos Humanos, la cancillería rusa y fuentes militares de Damasco como una maniobra para culpar al Ejército nacional en ataques químicos y justificar la escalada de sanciones y ofensivas.

De acuerdo con los datos, la fase operativa corre a cargo de integrantes del otrora Frente Al Nusra, quienes trasladan contenedores de cloro altamente tóxico en vehículos utilizados por los Cascos Blancos en el presunto traslado de enfermos y lesionados.

El trasiego transcurre en áreas cercans a la localidad de Jan Sheijun, perteneciente administrativamente a la provincia de Idleb y ubicada en la zona de distensión que colinda con la de Hama, en cuya región norte están desplegadas fuerzas del Ejército Nacional.

Los traslados y preparativos comprenden, además, zonas de la localidad de Yisr Al Shugur, ocupada por el exAl Nusra y está complementándose con miembros de los Cascos Blancos, con equipos de filmación que se instalaron en varios centros de salud de ciudad de Idleb, cabecera de la provincia de igual nombre.

Como antecedentes en vídeos e informes divulgados en Rusia y la capital siria, entre otros, los Cascos Blancos son 'la joya de la propaganda neocolonial' y reciben financiamiento de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Países Bajos y Qatar, desde donde se admitió recientemente el otorgamiento de dos millones de dólares a ese grupo.

La mencionada organización recibió en el 2017 el Oscar al Mejor Documental, algo calificado como parte del juego tergiversador de la realidad de las agencias de relaciones públicas occidentales y la buena correspondecia que suelen tener con el poder político cuando se trata de demonizar a Siria y provocar agresiones por montados ataques químicos

Desde el 2013, en alianza con bandas terroristas como el antiguo Al Nusra hoy Junta para la Liberación del Levante, los Cascos Blancos han recibido más de 60 millones de dólares para financiar sus operaciones, datos provenientes incluso, de medios británicos como el diario Daily Telegraph, cifra a la que se suman otros 16 millones otorgados por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

No es casual que cuando el Ejército sirio y sus aliados obtienen éxitos militares y políticos, esta nueva provocación se ponga en marcha con la 'actuación protagonista' de los Cascos Blancos, fundados en marzo del 2013 por James Le Mesurier, exmiembro de las tropas especiales británicas, asesor de seguridad privado en los Emiratos Arabes Unidos y principal entrenador de sus miembros en campos de Jordania.

Le Mesurier, de larga experiencia 'contrainsurgente' en Serbia, Kosovo, Iraq, El Líbano y los territorios ocupados de Palestina, dirige desde sitios seguros las actividades de los Cascos... solamente en territorios ocupados por los grupos terroristas en Siria y recibe 'tapaderas' a través de firmas como InCoStart, radicada en el Reino Unido; y de la Mayday Rescue, con sede en Amsterdam, Países Bajos, y oficinas 'susbsidiarias' en Jordania, Turquía y Dubai.

Thierry Meyssan, fundador y presidente de la Red Voltaire, afirma que todo ese proceso organizativo permite crear un variado tipo de asociaciones presuntamente humanitarias para recoger información, poder enviar armamento a Siria y fabricar todo tipo de falsedades sobre lo que sucede en el terreno.

Otra vez la manipulación funciona desde los centros de poder occidentales para convertir en supuestos héroes a quienes como Raed Saleh y Khaled Khatib, realizadores del documental 'premiado' por Hollywood, son considerados terroristas y se les prohibe presuntamente el ingreso a Estados Unidos a través de una fachada manipulada y distorsionada públicamente.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.entiempolatinony.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.entiempolatinony.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.