UNESCO destapa tragedia migratoria de niños en la frontera entre Colombia y Panamá

Los niños se han convertido en la cara más cruel de la inmigración hacía los Estados Unidos.

05 abril 2021 |

Un nuevo informe de la UNICEF revela que en los últimos años, la cantidad de niños que cruzan la frontera entre Colombia y Panamá con el objetivo de llegar a los Estados Unidos se ha multiplicado por 15.

En el 2017, según la agencia de las Naciones Unidas, 109 atravesaron el Tapón del Darién en la frontera entre Colombia y Panamá, número que se disparó hasta 1,653 en el 2020, con un pico de casi 4,000 menores de edad en el 2019.

Es decir, hay 15 veces más niños, niñas y adolescentes que han migrado a través de la peligrosa selva en los últimos cuatro años. Ellos, y las mujeres, son los migrantes más vulnerables ante las amenazas características del territorio.
La frontera terrestre entre Colombia y Panamá está compuesta por la densa selva del Darién. Este muro natural, caracterizado por el paso montañoso, los insectos y la presencia de grupos al margen de la ley, es el único punto donde se interrumpe la carretera panamericana, que atraviesa todo el continente.
Este uno de los tramos más difíciles y peligrosos para los migrantes del continente y es el terreno que han cruzado miles de niños en los últimos cuatro años.
Según la agencia, a finales del año pasado se registraron los primeros casos de violencia sexual contra los menores.

“He visto a mujeres salir de la selva con sus bebés en brazos después de caminar durante más de siete días sin agua, comida o cualquier tipo de protección”, afirmó Jean Gough, Directora Regional de UNICEF para Latinoamérica y el Caribe.

“Estas familias están sobrepasando sus propios límites y poniendo sus vidas en peligro, a menudo sin darse cuenta del riesgo que corren. Aquellos que consiguen finalmente cruzar esta peligrosa frontera están física y mentalmente devastados. Sus necesidades humanitarias son inmediatas e inmensas”, afirmó Gough.
La Directora Regional de UNICEF afirmó que, además, las comunidades a las que llegan estos grupos de inmigrantes no cuentan con los servicios básicos para recibirlos.
Gough narró que, por ejemplo, la comunidad de Bajo Chiquito, originalmente de 400 personas, hoy alberga a casi 1,400 inmigrantes.
Desde el 2017, además, ha aumentado la proporción de menores de edad dentro de la población migrante. Hace cuatro años, los niños, niñas y adolescentes representaban el 2% de los migrantes, hoy es más del 25%.
UNICEF hizo un llamado a los gobiernos del continente para que promuevan la integración de los migrantes en las comunidades a las que llegan.

Y, además, a que aborden las causas estructurales que llevan a las familias latinoamericanas a emigrar hacia el norte en busca de mejores oportunidades.

OPINIÓN DE NUESTROS LECTORES

Da tu opinión

Incorrecto intentelo de nuevo
NOTA: Las opiniones sobre las noticias no serán publicadas inmediatamente, quedarán pendientes de validación por parte de un administrador del periódico.

NORMAS DE USO

1. Se debe mantener un lenguaje respetuoso, evitando palabras o contenido abusivo, amenazador u obsceno.

2. www.entiempolatinony.com se reserva el derecho a suprimir o editar comentarios.

3. Las opiniones publicadas en este espacio corresponden a las de los usuarios y no a www.entiempolatinony.com

4. Al enviar un mensaje el autor del mismo acepta las normas de uso.